July I’m in love

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Hay lugares destinados a la sensibilidad.

Anuncios

Tin Ton Tigretón <3

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


TIN – TON TIGRETÓN es un gato muy juguetón.
Navegó río abajo en un barquito de cartón.

TIN – TON es un gato muy curioso.
Visitó a la reina que llevaba un sombrero de piel de oso.

 

Teatro Jovellanos de Gijón

 

El mundo es un escenario, y todos los hombres y las mujeres son meros actores.
No se me ocurre nada mejor que citar a Shakespeare cuando se trata de hablar del ilustre Teatro Jovellanos, en el paseo de Begoña de Gijón.
Y es que, ¿hay algo mejor que pasar una noche de verano acudiendo a una buena función? Sí que lo hay, tan sencillo como al desenlace, cruzar esa puerta que te muestra en su esplendor el Café Dindurra, abierto ya en 1901, y por supuesto, el más emblemático de la ciudad. Tomar una copa o un café y disfrutar de las tertulias artísticas e intelectuales, a la par que los mismos actores que se disponen allí a celebrar y a descansar.
Visita obligatoria al paso por Gijón.

 

Must go

 

La grande bellezza (drogas duras)

– Stefania: Pero, ¿de qué mentiras hablas? Todo lo que he dicho es verdad. Es cómo es, en lo que creo.

– Jep: Por favor, soy un caballero, no destruyas mi única certeza.

– Stefania: No, no. Ahora me dices cuáles son mis mentiras y mis fragilidades. Soy una mujer con pelotas. Vamos, habla.

– Jep: Ante una mujer con pelotas cedería cualquier caballero. Stefa, tú lo has querido. En orden aleatorio… Tu vocación civil en la universidad no la recuerda nadie. Sin embargo muchos recuerdan otra vocación. Una vocación que se consumía en los baños de la universidad. Escribiste la historia del partido porque eras amante del líder. Tus 11 novelas publicadas por una pequeña editorial suscrita al partido, analizadas en pequeños periódicos cercanos al partido… son novelas irrelevantes, lo dice todo el mundo. Eso no quita que mi novelita juvenil fuera irrelevante, tienes razón. Tu historia con Eusebio… ¿cuál? Eusebio está enamorado de Giordana. Lo sabe todo el mundo. Hace años que comen en Arnalda, en el Panteón, bajo el perchero como dos enamorados bajo un roble. Todos lo saben pero fingen como si no. La educación de tus hijos que llevas minuto a minuto… Trabajas toda la semana en la TV, sales todas las noches, incluso los lunes, cuando no salen ni los camellos de popper. No estás con tus hijos ni en las largas vacaciones que te concedes. Además precisando, tienen mayordomo, un camarero, un cocinero, un chófer que lleva a los niños al colegio y tres niñeras. ¿Cómo y cuándo se manifiesta tu sacrificio?… Estas son tus mentiras y tu fragilidad. Stefa, madre y mujer. Tienes 53 años y una vida devastada. Como todos nosotros. Así que en lugar de darnos clases de ética y mirarnos con antipatía, deberías mirarnos con afecto. Estamos todos bajo el umbral de la desesperación. No tenemos más remedio que mirarnos a la cara, hacernos compañía, tomarnos el pelo. ¿O no?

– Stefania: Hijo de puta.

La grande bellezza, de Paolo Sorrentino.

La meloncolía y la infinita tristeza

La noche que le conocí acabamos en el bar “Las Tejas”. Como él y su grupo de amigos conocían a las camareras y al dueño del bar, a las tres de la madrugada lo cerraron y nos dejaron quedar dentro. Casi al final de la noche, no recuerdo ya la hora, enfrascada por su extraña carisma ocurrió. Estaba sentado en el suelo, frente a la barra, apoyado contra el cálido gotelé de la pared. A la izquierda su mejor amigo, la novia del mismo y la mejor amiga de la misma. A la derecha yo me abrazaba las rodillas.
– ¿Vosotros creéis que si los Smashing Pumpkins partieran un melón estando tristes y enfermos estarían meloncólicos? – dijo él mirando al techo y casi dormido.
Por la izquierda se irradiaba silencio y oleadas de desprecio e infinita hostilidad, mientras yo, bajo una sonrisa risueña, solo me preguntaba para mis adentros si querría casarse conmigo.