Sororidad

Aprender palabras nuevas es algo que me apasiona, y una de las que he averiguado últimamente, y que ha llamado mi atención con creces, es esta, sororidad; me ha gustado tanto que me ha parecido, más que agradable, necesario, compartirla con todo el mundo.

La RAE define la sororidad así:
Agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo”.

No obstante, y personalmente, yo prefiero otros conceptos. Este es uno de ellos:
“Es un neologismo (del inglés sorority) que se emplea para referirse a la solidaridad entre mujeres en un contexto de discriminación sexual”.

Aunque no veo necesario hacerlo, voy a avisar antes de seguir con estas líneas, para evitar malentendidos, que este vocablo no pretende atacar o criticar de ninguna forma al género masculino, ya que de otra forma, podría decirse que la sororidad es a las mujeres lo que el compadreo es a los hombres.

Sintetizando mucho, para una fácil comprensión, la sororidad es un término que hace referencia a la hermandad entre mujeres, una fraternización entre todas las que conformamos el mismo género.
Como mujer que soy, y feminista (aunque reconozco que no lo soy todo lo activamente que debería) me parece escandaloso que hayan pasado tantos años de mi vida sin conocer esta palabra, ya que su significado comprende asuntos únicamente pacíficos y solidarios.
Cuántas veces, desde tiempos antiquísimos, se han escuchado cosas como, “las mujeres os criticáis y juzgáis siempre las unas a las otras, os tenéis todas envidia” o “siempre andáis peleándoos por el mismo tío, hasta que no os casáis no vivís tranquilas”; cosas como estas que, lejos de ser mentira, creo que todas y cada una de nosotras, al menos una vez en la vida, las hemos pensado o experimentado. Todas hemos caído alguna vez en esa trampa, y aún hoy, día a día exteriorizamos acciones y comportamientos, inconscientemente, que nos dañan entre nosotras. Bien, que yo recuerde nunca nos enseñaron ni inculcaron los valores de este concepto, más que el típico “todos somos iguales y hay que llevarse bien”. De hecho, la RAE ha introducido este término en su diccionario hace muy poco tiempo (no estoy segura del día exacto, pero sí sé que fue hace pocos meses, a finales de 2018). Al contrario, nos mostraron mil símbolos (películas, series, canciones, etc.) que apoyaban esas terribles ideas, y además de las formas más sugestivas.
La sororidad ha llegado para romper ese sistema establecido, y crear una relación definitiva y amistosa entre las mujeres, ya que al fin y al cabo, compartimos los mismos problemas, las mismas inseguridades, las mismas emociones.
La sororidad ha llegado para llevarse lejos toda la mezquindad que hemos ido acumulando en una sociedad tradicionalmente patriarcal, que no hacía otra cosa sino perjudicarnos y crear un ambiente turbio, angustioso y enrarecido entre nosotras; y a mí, personalmente, y no ya solo como mujer, sino como ser humano, me parece maravilloso.

 

Las mujeres ponen mayor empeño en mejorar sus relaciones con los hombres. Pero lo más importante es cambiar las relaciones entre mujeres.

Kate Millet

Anuncios

Por el agua de Granada solo reman los suspiros

Baladilla de los tres ríos, Federico García Lorca

El río Guadalquivir
va entre naranjos y olivos.
Los dos ríos de Granada
bajan de la nieve al trigo.

¡Ay, amor
que se fue y no vino!

El río Guadalquivir
tiene las barbas granates.
Los dos ríos de Granada
uno llanto y otro sangre.

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

Para los barcos de vela,
Sevilla tiene un camino;
por el agua de Granada
sólo reman los suspiros.

¡Ay, amor
que se fue y no vino!

Guadalquivir, alta torre
y viento en los naranjales.
Dauro y Genil, torrecillas
muertas sobre los estanques,

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

¡Quién dirá que el agua lleva
un fuego fatuo de gritos!

¡Ay, amor
que se fue y no vino!

Lleva azahar, lleva olivas,
Andalucía, a tus mares.

¡Ay, amor
que se fue por el aire!

Tin Ton Tigretón <3

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


TIN – TON TIGRETÓN es un gato muy juguetón.
Navegó río abajo en un barquito de cartón.

TIN – TON es un gato muy curioso.
Visitó a la reina que llevaba un sombrero de piel de oso.

 

Teatro Jovellanos de Gijón

 

El mundo es un escenario, y todos los hombres y las mujeres son meros actores.
No se me ocurre nada mejor que citar a Shakespeare cuando se trata de hablar del ilustre Teatro Jovellanos, en el paseo de Begoña de Gijón.
Y es que, ¿hay algo mejor que pasar una noche de verano acudiendo a una buena función? Sí que lo hay, tan sencillo como al desenlace, cruzar esa puerta que te muestra en su esplendor el Café Dindurra, abierto ya en 1901, y por supuesto, el más emblemático de la ciudad. Tomar una copa o un café y disfrutar de las tertulias artísticas e intelectuales, a la par que los mismos actores que se disponen allí a celebrar y a descansar.
Visita obligatoria al paso por Gijón.

 

Must go

 

La grande bellezza (drogas duras)

– Stefania: Pero, ¿de qué mentiras hablas? Todo lo que he dicho es verdad. Es cómo es, en lo que creo.

– Jep: Por favor, soy un caballero, no destruyas mi única certeza.

– Stefania: No, no. Ahora me dices cuáles son mis mentiras y mis fragilidades. Soy una mujer con pelotas. Vamos, habla.

– Jep: Ante una mujer con pelotas cedería cualquier caballero. Stefa, tú lo has querido. En orden aleatorio… Tu vocación civil en la universidad no la recuerda nadie. Sin embargo muchos recuerdan otra vocación. Una vocación que se consumía en los baños de la universidad. Escribiste la historia del partido porque eras amante del líder. Tus 11 novelas publicadas por una pequeña editorial suscrita al partido, analizadas en pequeños periódicos cercanos al partido… son novelas irrelevantes, lo dice todo el mundo. Eso no quita que mi novelita juvenil fuera irrelevante, tienes razón. Tu historia con Eusebio… ¿cuál? Eusebio está enamorado de Giordana. Lo sabe todo el mundo. Hace años que comen en Arnalda, en el Panteón, bajo el perchero como dos enamorados bajo un roble. Todos lo saben pero fingen como si no. La educación de tus hijos que llevas minuto a minuto… Trabajas toda la semana en la TV, sales todas las noches, incluso los lunes, cuando no salen ni los camellos de popper. No estás con tus hijos ni en las largas vacaciones que te concedes. Además precisando, tienen mayordomo, un camarero, un cocinero, un chófer que lleva a los niños al colegio y tres niñeras. ¿Cómo y cuándo se manifiesta tu sacrificio?… Estas son tus mentiras y tu fragilidad. Stefa, madre y mujer. Tienes 53 años y una vida devastada. Como todos nosotros. Así que en lugar de darnos clases de ética y mirarnos con antipatía, deberías mirarnos con afecto. Estamos todos bajo el umbral de la desesperación. No tenemos más remedio que mirarnos a la cara, hacernos compañía, tomarnos el pelo. ¿O no?

– Stefania: Hijo de puta.

La grande bellezza, de Paolo Sorrentino.